Red financiada por el Ministerio de Economía y Competitividad de España en el marco del programa Acciones de dinamización "Redes de Excelencia"

Ref. BIA2015-71300-REDT.

CONTACTA CON NOSOTROS:

Responsable de la red: Ana María Lacasta

Coordinación: María Pilar Giraldo

La red LIGNOMAD tiene como propósito impulsar el avance en la investigación y el intercambio de conocimientos y experiencias entre grupos de investigación multidisciplinar de diferentes regiones de España con objetivos e intereses de investigación comunes.


Las acciones desarrolladas por la red buscan promover el aprovechamiento de recursos renovables locales en el sector de la construcción. Más concretamente, la aplicación e implementación de productos y sub productos madereros y sub productos agrícolas. Desde el punto de vista científico-técnico se pretende avanzar en el desarrollo de elementos constructivos y materiales con buenas prestaciones y un bajo impacto medioambiental, a la vez que se incide positivamente en el sector productivo y de la tecnología de la edificación.

Impacto de la red

 

El aumento acelerado del consumo de recursos no renovables ha ido intensificando diversos efectos negativos a nivel global. El sector de la construcción se sitúa como uno de los que genera mayor impacto medioambiental a diferentes escalas. La fabricación de materiales de construcción comporta un alto consumo de materias primas no renovables, así como la generación de residuos contaminantes. Por ello, durante los últimos años ha ido cobrando importancia la idea de disminuir el impacto ambiental de los materiales de construcción.

 

España tiene un enorme potencial de recursos renovables que en la actualidad no generan beneficios significativos a nivel productivo y social. Más de la mitad del territorio español está cubierto de vegetación. Es el tercer país con más superficie forestal de la UE después de Suecia y Finlandia (FAO 2007); de esta superficie cerca de 8,8 millones de hectáreas son susceptibles de aprovechamiento. Sin embargo la explotación maderera es escasa, no cubriendo la mitad de las necesidades de consumo locales.


Por otro lado, en España se generan unos 20 millones de toneladas anuales de subproductos agrícolas, y más de un 80% provienen de cultivos de cereales. Su revalorización supondría, además de la reducción en el consumo de materias primas, un mayor rendimiento de las explotaciones agrícolas y una mejor gestión de estos subproductos, ya que pasan de ser un problema para el agricultor a una posible fuente de ingresos.